4 de diciembre de 2013

Another Platonic Love Story Capítulo 16: Las Vacaciones De Navidad

Suelo ser de esas personas de las que se quejan de todo si la pared es verde "¿Por qué no es azul?" Que si el conejo salta a la derecha "¿Y que hay de la izquierda" También solía ser de ese tipo de chicas que decía "Yolo" Ahora cada que escucho decir a alguien decirlo tengo deseos de vomitar, eh cambiado, de eso no cabe duda, pensaba mientras miraba en dirección al bosque, desde la ventana de mi antigua recamara, si así es ¡Jo y yo estamos juntas otra vez! Claro que ahora nos tomamos las cosas con calma (Eh sonado como una novia hablando sobre su sexualidad lo sé) Volviendo al ahora, la pequeña asiática empacaba sus cosas "¿Por qué Jo está empacando?" No se hagan ilusiones, son las vacaciones de navidad, ella y yo pasaremos estas semanas en Londres, Jo a convencido a una tía que le consiga donde instalarnos en la ciudad, me entusiasma ver a mi familia claro y Scarlet, pero unas semanas en Londres no matarán a nadie, la pequeña irradiaba una felicidad que contagiaba a todo aquel que cruzase el pasillo, afuera nevaba y así ah estado durante las últimas semanas.

-¿Crees que deba llevar mis...?-era la millonésima vez que Jo preguntaba si podía llevar sus proyectos, cuadernos, libros, experimentos, en fin cosas escolares a Atlanta, yo le insistía en que era peso inútil.
-¡Te eh dicho que NO!-grité a todo pulmón, ella se encogió.- ¡Perdón! ¡Perdóname Jo! Lamento haberte gritado es solo que no necesitaras nada de eso en navidad, era su primera navidad fuera de Rushel High en diez años.-Se que estás entusiasmada, pero realmente es un peso innecesario nena.

Ella asintió, corrió a su maleta, la cerró, se sentó en está seguido de un clásico "Estoy lista", Le sonreí, dentro de mi había un debate, sobre cuanto había cambiado mi vida en seis meses, seis meses alado de Jo, mi segunda mejor amiga. En eso entro la directora.

-Chicas, ya es hora-asentí, ahora que lo analizaba, adoro el acento británico de la directora.
-Si, ya estamos listas.-Estire mi suéter gris, que no calentaba nada por cierto, pero me encantaba como hacía juego con mi gorro y bufanda.
-¿Estás lista Jo?-Ella no dijo nada, solo dijo que sí con la cabeza, la directora corrió a abrazarla.-Mi pequeña-ambas comenzaron a derramar lagrimas, luego beso su cuero cabelludo-¿Estás segura de que lo quieres hacer?
-Si-contestó Jo, era un momento emotivo sin duda alguna.- Gracias señorita directora, ha asido como una madre para mi sabe, que tenga una feliz navidad.

Jo sin duda alguna era la chica más cursi de todo el Reino Unido, se dieron un último abrazo y la directora nos saco de la habitación, a medio camino está tuvo que dejarnos ya que la mandaron a hablar, todo iba de maravilla, hasta que una presencia desagradable apareció.

-Que conmovedor, la pequeña Jo por fin saldrá legalmente del colegio.-La odiaba, la odiaba, quería arrancarle el cuello, tirar de sus extensiones y exponer cuan falsa es.
-Mira Jo, el Grinch llego antes! Recuerda que a este le encanta joder la navidad.-esto último lo susurre lo bastante alto para que Melisa lo escuchase.
-¿Se te ah acabado la creatividad acaso? Antes eras mejor respecto a los insultos
-No eh perdido mi encanto Melisa, es solo que trato de ser lo menos dura contigo por dos razones.-levante el dedo indice.- Uno; es temporada de paz, amor, amistad y todas esas pendejadas comerciales.-Baje el indice para continuar con el dedo de en medio.-Dos; Trato de que tu coeficiente intelectual lo entienda, se que has sacado treinta en este, LO-LA-ME-NTO-MU-CHO.-Esto fue en una especie de zetacio y retrasado mental, seguido de sacar la lengua al estilo Cyrus.


Ella si fue sin decir más, se giro con brusquedad y yo libere una sonrisa de oreja a oreja, puede que sea la doble de Megan Fox, pero tiene el mismo coeficiente intelectual de las Kardashian. Jo y yo (juego de palabras) nos miramos con complicidad y sonreímos, la directora volvió, al igual que nuestra trayectoria hacia la libertad. Recuerdo que sentí una especie de liberación al momento que se abrieron las enormes puertas de Rushel High, una brisa, una caricia y luego vino el pinche frío y lo arruino todo. Me abrace y comencé a frotarme para entrar en calor, no lo conseguí, de todas formas las tres comenzamos a andar, me sentí terrible por la directora, usaba una falda hasta debajo de las rodillas, llevaba medias claro pero no la calentaban en lo absoluto. No podía ver por donde íbamos, me sorprendía a cada paso más de la directora; en falda y bien orientada aún con niebla, después de quince minutos pude ver la enorme reja al final del camino, estaba abierta y hacía un insoportable rechinido, al cruzarla reconocí a mi buen amigo Chaips.

-Las dejo a su cuidado señor Chaips, ya sabe a donde llevarlas, ahora solo firme este permiso.
-Si como no-y eso hizo.-Ahora que no nos encontramos en una situación incomoda señorita directora, le concedo el beneficio de salir de sus dudad, en efecto no estoy casado lo que significa que... estoy disponible.-No creía lo que acababa de suceder, Chaips movió de arriba a abajo sus gafas de sol (Es absurdo lo se) En manera de coqueteo.

La directora se hizo la indiferente, tomo el papel y así se fue sin decir nada más, subimos al auto, Chaips, lo veía un poco derrotado, pero seguía siendo el gordito optimista, le contamos como nos contentamos. 

Fue un viaje largo, la mayor parte del viaje dormimos, cuando abrimos los ojos, el auto estaba estacionado, me atreví a mirar por la ventana, Chaips hablaba con el portero del edificio, probablemente este era.

-Jo-le dí un empujonsito.-Jo-ella no despertaba.-¡Cara de cola despierta!-
-¡Equis es igual a dos punto veinticinco...!-gritó Jo.-¿Ya llegamos?-
-¿Que acaso te es imposible olvidarte de Rushel High? Y al parecer si Jo, hemos llegado.-Chaips había terminado de hablar con este, me pregunte como hacía para resistir el frío, Chaips comenzó a caminar en dirección al auto, pretendimos seguir dormidas.

-Despierten.-Dijo con brusquedad.-Hemos llegado.

Nos levantamos, mierda que frío hacía, prefería quedarme en el auto calientita, conté hasta tres y salí del auto, mire a mi alrededor, en efecto había anochecido. Mire el reloj del auto, 6:46 P.M.


Beautiful: Capítulo corto, lo se, es un pequeño adelanto de lo que serán las aventuras de Jo y Vanesa en Londres, Atlanta, ojala pudiese vivir todo lo que ellas, no conozco USA ni mucho menos Europa, más mi padre me habla mucho de Atlanta ya que el trabajo ahí durante un año, lo poco que se sobre Londres me lo ah contado mi prima, no dudo que sea tan maravilloso como ella afirma y ustedes ¿Han visitado alguno de estos lugares o alguno que nunca vayan a poder olvidar? Déjame tu comentario, este me inspira a escribir.






2 comentarios:

  1. Me estoy muriendo porque pongas el otro capitulo, nada eso.

    ResponderEliminar
  2. Sigo esperando que subas el otro capítulo :c

    ResponderEliminar